Mujeres desesperadas, "We All Deserve to Die" (6.19)

Esta semana, en Mujeres desesperadas:

1. Gabrielle se ofrece a Bob y Lee, los gays de Wisteria Lane, como donante de óvulos, pero cree que va a ser la madre y que va a tener influencia en la vida del bebé (claro, Gabby, claro). Cuando descubre, sorprendidísima, que Bob y Lee piensan criar solos al niño, vuelve a casa agradecida porque ve la cara de sus niñas gordas todos los días.

2. Bree sigue queriendo más a su hijo falso que a su hijo de verdad. La Van de Kamp se juega su carrera editorial en una noche, y está a punto de perderla porque alguien ha saboteado su menú. Orson abre los ojos (le cuesta) a Bree: Sam, su nuevo hijo y empleado puede estar detrás de todo. Más tonta que Gabrielle.

3. Susan atasca las tuberías de sus “amigas” de Wisteria Lane para que Mike tenga trabajo y no se sienta un fracasado y un mariquita por no poder hacer frente él solo al pago de su coche.

4. Lynette consigue el expediente policial de la prometida rusa de su hijo: es una timadora internacional que se casa con hombres para desaparecer después con todo su dinero. Lynette desenmascara a la rusa, que confiesa sus fechorías sin saber que su prometido está escuchándolo todo detrás de la puerta (!). Y hablando de “detrás de la puerta”, no podemos no mencionar la escena en la que Lynette está en el cuarto de su hijo, que llega de improvisto a casa, obligándola a esconderse detrás de la puerta del armario. Dos escenas abrumadoras. Bravo, bravo, bravo.

5. El ex de Angie (John Barrowman) está escribiendo la novela americana de siglo XXI. El chico Bolen, que le sirve café todos los días, le está ayudando, sin sospechar que es en realidad su padre, y que este ha decidido arrebatárselo a su madre por habérselo llevado lejos de él años atrás. Ley del talión y clímax desesperado. Qué bien.

6. Y se descubre quién es el asesino en serie de Wisteria Lane. Espera, ¿había un asesino en serie? Resulta que es el amigo de los gemelos Scavo, que al final del episodio se lleva a la rusa en coche y la estrangula. ¡Viva!

Hace unas temporadas, esta “mera” exposición de tramas no haría justicia a lo que en realidad era Mujeres desesperadas, una exquisita comedia dramática, un culebrón de calidad con personajes geniales y tramas muy divertidas, una gran serie que uno no debía juzgar por las tapas. Era fácil pensar que no había calidad en una serie de este tipo, pero la había, y a veces, en grandes cantidades. Hoy en día, las tramas de cada episodio, por muy ridículas que suenen, no representan a la vergüenza ajena que uno puede llegar a sentir viendo la serie. Calamidad.

Etiquetas: , , ,

Comentarios (4)

 

  1. Bertoff dice:

    En mi interior se libra una gran batalla entre mi amor y la vergüenza ajena que ya no puedo seguir pasando por alto… te diría que quizá incluso las tramas así en plan de cada una me parecen a la altura de las circunstancias, que vamos, sigo defendiendo mi teoría de adaptación al tiempo y demás.. pero lo del "asesino en serio" me ha dolido y mucho!! en fin… a pesar de todo sufriré hasta el último capítulo que la Cherry tenga a bien de ofrecernos.. seré un martir de las desesperadas!!!

  2. Ricardo dice:

    ahora te lo voy a intentar poner yo de otra forma:- la historia de gaby y los gays, al ppio, me ha dado un poquito de esperanza (a ver si hacen algo decente con esto), pero no, han hecho la misma mierda con conlusió sentimentaloide q llevan haciendo mucho tiempo. – bree y andrew nos dieron lo mejorcito de las dos primeras temporadas de la serie. ahora nos dan a un tío con cara de grima sonriendo en la sombra, y a un andrew totalmente desorientado.- mj y susan y mike tb podrían dar lugar a una trama interesante con diálogos graciosos, pero el chupa-chups de teri se limita a decirle si quiere tener nasty sex con él.- del asesino, la cafetería y lynette y la rusa mejor ni hablar.como te he escrito por facebook. mucha mucha mucha vergüenza ajena. yo me había propuesto dejar el final de la temporada en verano pq tengo mucho q hacer y me jode perder una hora de esta manera, pero luego me ha podido la costumbre de bajarme el torrent antes de ir a clase y tenerlo listo al volver… pero empezar la 7º en septiembre, eso sí q es para pensárselo.

  3. Pocoyó dice:

    Cuando dentro de Bertoff se libra una batalla, es que la serie ya está perdida. Ya ni Bertoff la defiende a capa y espada.Con una espada les cortaba la cabeza yo a los guionistas de esta serie que me hace perder 40 minutos semanales, que los siento irse de mis manos, escurriéndose entre los dedos. ¡Venid, minutitos, venid! Pero no, ya es tarde…

  4. Sr Nocivo dice:

    Hay veces que me arrepiento de haber dejado de ver la serie (como ahora mismo) pero entonces me acuerdo de Susan y recuerdo porque salí huyendo…

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas