Battlestar Galactica, "Daybreak"

“Todo esto ha pasado. Y volverá a pasar”

La televisión sirve para muchas cosas. Para hacerte compañía mientras comes, para darte luz en una noche de insomnio, para ver tus DVD… Pero sin duda, la función más interesante y compleja de la televisión es la de reflejar la sociedad en la que vivimos. De vez en cuando, una serie de ficción llegará y no solo nos veremos retratados en ella, sino que nos ayudará a comprender mejor el mundo en el que vivimos. Si además, la serie en cuestión se adscribe al género de la Ciencia Ficción, es muy probable que las cuestiones que plantee (e incluso solucione) nos abran los ojos y nos permitan dar un paso más allá en nuestro camino hacia el auto conocimiento y la búsqueda (aunque inconsciente) del sentido de todo esto. Sin duda, Battlestar Galactica es una de esas series.

Llegar al final de una (buena) serie de ficción de duración media-larga supone en ocasiones cerrar un capítulo de una vida (el fin de una era, que dirían algunos). Al menos, así es como uno se siente asistiendo a la última hora de la vida de esas personas que nos han acompañado durante años. Algo que no puede darte el cine (y que muchos incrédulos se niegan a experimentar). No ocurre con todas las series, desde luego, solo con aquellas que nos hablan de la vida, así a grandes rasgos (en definitiva, todas las buenas series son las que nos ayudan a entenderla). Battlestar Galactica nos lleva hasta el final del camino, lleva su historia hasta las últimas consecuencias (literalmente), haciendo que este sentimiento de fin de serie se vea amplificado enormemente.

“Daybreak” es el final perfecto. No solo cierra el mayor número de ciclos posible (¿todos?), sino que nos muestra mucho más de lo que esperábamos, a tenor de los episodios inmediatamente anteriores, que parecían llevar a la serie hacia un desenlace incompleto y poco complaciente. Ofrece respuestas adecuadas a todas las cuestiones pendientes (muchas requieren un acto de fe, como no podía ser de otra manera) y nos da el mejor final posible para todos sus personajes (al final, ya sabéis, lo más importante de una serie). No soy capaz de condensar lo que supone “Daybreak” para la serie, y para mí. Creo que no hay mejor manera de resumir el sentimiento que torpemente he intentado transmitir escribiendo esto que citando a Sam en su última escena:

“Perfection. That’s what it’s about. It’s those moments. When you can feel the perfection of creation. The beauty the physics you know the wonder of mathematics. The elations of action and reaction and that is the kind of perfection that I want to be connected to”.

Nos vemos al otro lado.

Etiquetas: , , ,

Comentarios (5)

 

  1. Alicia dice:

    Yo también quiero vivir.

  2. devil dice:

    a mi me dejo totalmente caótico. con un montonazo de emociones que no sabía ni expresar. creo que tarde en hacer la review.Creo recordar que la hice después de ver el frakkin special que emitieron antes del final…

  3. Pocoyó dice:

    Alicia por qué lee esto? Muy mal.Muy bien que por fin hayas acabado la serie, y que te haga sentir así… De todos modos, yo, que siempre tengo que llevar la contraria porque si no no soy feliz, no creo que BSG hable de la vida. Claro que entiendo por qué lo dices, pero yo creo que BSG habla de un par de temas muy concretos, aunque nos muestre mucho más. Eso es lo que creo que hacen las buenas historias (series, películas, literatura…). Hablar de algo, y hacer que el espectador piense en muchas otras cosas más.

  4. Pedro dice:

    Ya, por eso lo de "a grandes rasgos" después. Hay unos cuantos temas definidos, y a partir de ahí, la serie se presta a mil y una reflexiones sobre la existencia, y en definitiva, la vida.

  5. devil dice:

    si habla de la RELIGIÓN y toda la familia adama sabe que es cierto, es que habla de la VIDA.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas