Anatomía de Grey, “Blink”

Pensamientos sobre “Blink” (6.11) de Anatomía de Grey (esta entrada contiene spoilers):

– El triángulo Cristina-Owen-Altman nos está dando algunos de los mejores momentos de la temporada. Sandra Oh vuelve a estar brillante y se lleva para casa la satisfacción de haber protagonizado la mejor escena del episodio (el momento en el que Cristina, impulsivamente, le ofrece Hunt a Altman a cambio de que su “cardio god” se quede en el Seattle Grace), y de seguir siendo el mejor personaje de la serie (invicta desde el comienzo de la serie, a pesar de algún titubeo la temporada pasada).

– Los pacientes deportistas profesionales son los protagonistas de las tramas más irritantes de las series médicas. Torres operando al de este episodio, y diciendo súper apenada que está acabando con su carrera me ha hecho querer vomitar.

– Por mucho que los acontecimientos de este capítulo lleven a Lexie y Alex (seguro que habrá algún chiste sobre sus nombres) en un recorrido “lógico” hacia un encuentro sexual, no dejará de parecernos totalmente gratuito y azaroso. Pero estamos acostumbrados. Es una de las cláusulas que firmamos los espectadores en la primera temporada de la serie. Sabemos que van a seguir liando a todos con todos. Lo importante son las consecuencias. Espero que en el siguiente capítulo (ya emitido), no se le dé excesiva importancia.

– Sloan hija está metida con calzador en la serie, para crear conflicto. Otra de esas cláusulas del contrato. Sabes que las parejas que van bien, van a durar poco, y por lo general van a terminar abruptamente (para volver más adelante, y volver a romper, y así hasta llegar a Meredith y Derek, pareja sólida sin conflicto serio desde hace tiempo). Por otra parte, la trama de Sloan hija se resuelve en Private Practice, a través de otro crossover. Addison Montgomery es adorable, pero su presencia, por lo general… ZzzZZzzzZ.

– Hace falta alguna trama a lo grande que le dé algo de forma a la temporada. A excepción de algún episodio, casi toda la temporada está dando la sensación de ser una gran transición, con personajes nuevos que a nadie interesan (excepto Altman, que sin ser nada del otro mundo, está dando juego).

– Y que Katherine Heigl vuelva, o se vaya de una p**a vez. Si se ha dejado de mencionar a George, no habrá problema en olvidar a la pesada de Izzie.

– ¿No os parece que las escenas en el piso de Lexie y Sloan (espera, ¿era el piso de ellos o de Callie? ¿O de Cristina? Bah, da igual) convierten la serie un poco en Grey’s F·r·i·e·n·d·s (pero sin Grey)? A mí me parecen algo artificiales a veces, pero dan buenos momentos, a veces los más entretenidos…

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas