Analízame, Paul

Acabo de terminar la tercera semana de la primera temporada de In Treatment. Esta serie es una rara avis total en la oferta de series norteamericanas. No solo es un drama de 30 minutos, algo poco habitual, sino que es una serie de emisión diaria. Cinco episodios a la semana, cuatro correspondientes a las sesiones de cuatro pacientes distintos, en terapia con el psicólogo Paul Weston, magistralmente interpretado por Gabriel Byrne, y un quinto episodio dedicado al propio Paul como paciente ante su colega de profesión y antigua psicoterapeuta, Gina Toll, interpretada por una magnífica Dianne Wiest.

Con solo 15 episodios vistos, In Treatment se ha convertido en una de mis series imprescindibles, por su capacidad para absorber completamente al espectador gracias a su realismo abrumador, porque nos sitúa totalmente desprotegidos en medio de un campo de batalla emocional, porque estamos entre cada plano-contraplano y nos llevamos todos los golpes, y salimos de cada sesión con más preguntas incluso que Paul o los pacientes. No hay nada igual en televisión. Solo la serie israelí en la que se basa (muy fielmente, por lo visto), BeTipul, y por su forma, 24, que revolucionó el panorama por su correspondencia entre tiempo real y relato de ficción televisivo. Pero no hay otra serie que implique de la misma manera a sus espectadores. A pesar del dolor de cabeza con el que acabo cada episodio, me alegro mucho de estar en terapia con Paul, aunque puede que a él no le guste tanto…

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas